El secreto de los buenos ambientes laborales (Parte 1)

A lo largo de este tiempo de experiencias acumuladas, hemos observado que el papel que juegan las jefaturas y los mandos medios en las organizaciones es trascendental.

Teóricamente ya se sabe!!

¿Pero qué tienen esas Jefaturas que hacen que las organizaciones brillen desde el punto de vista de los ambientes laborales?

Veamos:

1.     La jefatura (persona que ocupa el más alto rango de dirección) es la primera persona en tener el convencimiento de que los programas y las prácticas orientadas a favorecer la salud de su personal son muy (muy) importantes.

2.     No solo tener el convencimiento es suficiente. Se requiere que se destaque de manera participativa en las acciones vinculadas al programa, esto incluye: reuniones de planificación, participación en las actividades, agenda con espacios disponibles para este trabajo, buena disposición y que por sobre todas las cosas se “ponga la camiseta”

3.     No basta con delegar y matricular a su personal al programa de salud laboral, se requiere de una Jefatura con actitud para integrarse y mostrarse como un ser humano frente a su equipo de trabajo.

4.     No piensa que tener un Programa de Salud Laboral en su unidad a cargo es una perdida de tiempo o que interfiere con las tareas y objetivos de la organización.

5.     Se dispone a designar recursos de diversas formas (humanos, económicos, tecnológicos, de infraestructura u otros) al proceso cuando se requiera y cuando estos no se tienen o son escasos, recurre a diversas opciones creativas para facilitarlos.

6.     Se muestra optimista porque cree que es una inversión a futuro, con un costo-beneficio alto y con ganancias en diferentes niveles de la organización.

7.     Tiene interés en depositar la responsabilidad de seguimiento del Programa de Salud Laboral en los nuevas jefaturas asignadas, en el nuevo personal que se integra a trabajar a la organización y en la próxima Jefatura que se designe en cuanto este deje el puesto.

En los programas de Salud Laboral no se obvia que la organización lleva una marcha constante hacia el logro de sus objetivos. Siempre se toma en cuenta que las organizaciones tienen mucho trabajo asignado y múltiples tareas.

El incorporar un Programa de Salud Laboral no debe interferir con esto (situación que a las jefaturas les preocupa)

Este debe entenderse como un ingrediente que facilita el proceso de llevar a cabo la tarea con mayor bienestar en el personal que ahí labora.

Aunque no todo es color de rosa, los procesos conscientes de salud en el trabajo, le permiten a la organización tener beneficios (que más adelante desarrollaré)

Si usted es Jefe, le invito a matricularse con la salud y el bienestar de su personal. Le aseguro que obtendrá beneficios de esto.

 

 

Por: Fabiola Fernández Trejos
Licenciada en Trabajo Social
Unidad de Promoción de la Salud
www.ups-obs.com

Deja un comentario