Subir

¿Cómo estamos viviendo la vida?

Estamos conscientes de que respiramos, caminamos, nos relacionamos, comemos…

¿Y hacemos esto con consciencia? ¿O de forma automática?

¿Qué pensamos?, ¿Estamos en armonía con nuestros pensamientos, sentimientos, actos y entorno?

¿Tenemos vestigios de felicidad?

La felicidad, está asociada a la creatividad.

La creatividad es la capacidad que tenemos de crear algo con lo que somos, de adaptarnos, de disfrutar el placer de estar vivos.  La creatividad es curación. Es resolver problemas transformando el contexto. Es salir del lugar co-dependiente, del lugar de la víctima y convertirnos en creadores. Es ser dueños de nuestra gestión emocional y experiencia de vida. La creatividad no se evalúa. Es única.  Es el derecho a ser únicos y esto permite evidenciar todo nuestro potencial.

Todos somos creativos desde que nacemos. Los primeros años de nuestra existencia aplicamos la experimentación, la observación, la reflexión, como método de aprendizaje y desarrollo. ¿Por qué no lo hacemos el resto de nuestra vida?  Venimos equipados con un sistema complejo y perfecto que es nuestro cuerpo. Con funciones tan específicas y maravillosas para poder aprender y crear.

La conciencia de esta riqueza personal, nos ubica en la capacidad de reconocer que somos un sistema de redes, en donde todos somos valiosos, únicos y capaces de promover cambios individuales y colectivo. Esta consciencia nos puede llevar a valorar:

  • La libertad de pensamiento y la acción responsable
  • El respeto a las ideas de todos
  • La confianza en uno mismo y los demás
  • Y al trabajo colaborativo como componente clave para el desarrollo máximo del potencial frente a los retos cotidianos de la vida.

La creatividad, no es sinónimo de inspiración, exige riesgos, aprendizaje a partir del ensayo y error, es confianza, intento y búsqueda de nuevas formas.

Es un estado de presencia, que permite estar abierto a nuevas ideas, soluciones, conectados con nosotros mismos y con el entorno para poder enlazar ideas alejadas entre sí, que, en conjunto, crean una nueva realidad. Esto aporta flexibilidad e innovación permanente.

Así pues, la Vida Creativa, es la habilidad de adaptación, de creación, e innovación, en nuestro diario vivir. Es convertir un momento ordinario en algo extraordinario.

 

Contempla 5 principios estructurales:

 

  1. El acogimiento: El primer acogimiento, es la función materna al nacer. Se aprende el lenguaje y la comprensión de las normas y leyes de la vida. Este acogimiento, se convierte en creativo, pues está lleno de aprendizaje, de enseñanzas, y de adaptación.
  2. La admiración o reconocimiento del otro:  A partir de las enseñanzas del acogimiento, se desarrolla el juego de la creación. Primero como aprendices y luego como creadores. En esta relación, se toma conciencia de lo que se es y se puede.
  3. La colaboración: es la confianza resultante, que impulsa la necesidad de compartir, a partir del reconocimiento de la capacidad creativa. Este compartir, se experimenta como autentico, en tanto es único y valioso para quien lo expresa.
  4. El acumulo de experiencias o la historia. El conocimiento, ha sido forjado por generaciones. La tradición, es la fuente que hace posible la creatividad. Reconocer la historia, permite acumular el conocimiento y el reconocimiento del aporte histórico-social.
  5. Libertad: Todo acto creativo tiene estructura. Esta estructura, es una creatividad ética.  El hacer lo correcto en la norma establecida, permite libertad de bien- estar, generando respeto, paz y armonía.

Nota por: Teresita Reyes – Coordinadora de programas artísticos – UPDRA


 

Enlace a otras páginas:


Noticia Anterior : «
Siguiente Noticia: »

Oficina de Bienestar y Salud

Universidad de Costa Rica

Sede Rodrigo Facio

Email.: administracion.obs@ucr.ac.cr

Ir al contenido