Subir

Es verano y el Calor, la humedad y el sol, aumentan el riesgo de sufrir infecciones por hongos. Dos de las infecciones superficiales por hongos asociadas a la humedad y el calor son las de las uñas y la piel.
Una infección en piel de tipo superficial, conocida como Pitiriasis versicolor se presenta como consecuencia del crecimiento acelerado de un hongo, presente de forma normal en la piel de muchas personas. Este crecimiento se propicia gracias al aumento de la temperatura y la humedad a la que se somete la piel en días soleados y de exposición prolongada a la humedad, sumado a la capacidad del hongo de alimentarse de grasas presentes en piel y en cosméticos usados en días de verano como cremas y bronceadores. Las lesiones características de esta infección pueden observarse como placas circulares con descamación fina. Estas lesiones pueden ser de color más claro o más oscuro que la piel del paciente y por lo general se localizan en el tronco y brazos. Lo único de que preocuparse está en el hecho de que la apariencia de las lesiones resulta preocupante, sin embargo con un adecuado diagnóstico y tratamiento, estas desaparecerán sin dejar ninguna cicatriz.
Por otro lado, las infecciones en las uñas, tanto de pies y manos, son infecciones que requieren mucho tiempo para desarrollarse y para mostrarse a simple vista. Por lo general la gente presta mucha menos atención a las uñas de los pies, por lo tanto se tardan en notar los signos de infección de las uñas. Se presenta tanto en hombres como en mujeres, sin embargo es mucho más común en los hombres e incluso puede comprometer más de una uña. Si bien es un problema cosmético, el uso de calzado inadecuado, es decir muy ajustado o que retiene mucho la humedad, aumenta el riesgo de infecciones.
La adquisición de los hongos se da por entrar en contacto con ambientes muy húmedos donde crecen los hongos, como en el caso de piscinas o cuerpos de agua recreacional. Estas infecciones pueden estar favorecidas por la generación de constantes microtraumas en uñas y dedos. Así mismo, si se comparten elementos como corta uñas, zapatos, medias y toallas, con una persona que posea infección con hongos, se corre el riesgo de adquirir la infección. Si observa manchas oscuras o claras en las uñas, deformación o engrosamiento o resequedad y descamación de la piel de los pies, diríjase al laboratorio clínico para que se pueda identificar el hongo causante de su infección. El tratamiento se brindara según esta identificación del mismo y criterio médico.
Cuando usted se dirige al laboratorio clínico, personal capacitado le tomaran la muestra útil para el diagnóstico de las infecciones por hongos. Tanto en piel como en uñas lo que se requiere es la descamación obtenida mediante un raspado superficial que se realiza con instrumental estéril. Este procedimiento no es invasivo y como recomendación principal se requiere que el paciente asista a la toma de muestra sin haberse aplicado cremas ni cosméticos, más que el lavado normal con agua y jabón.
Nota realizada por la MQC. Stefany Lozada Alvarado – Especialista en micología.


 

Enlace a otras páginas:


Noticia Anterior : «
Siguiente Noticia: »

Oficina de Bienestar y Salud

Universidad de Costa Rica

Sede Rodrigo Facio

Email.: administracion.obs@ucr.ac.cr

Ir al contenido